in

“The Great Hack”: La privacidad no existe

Texto por: Arte Jiménez

No entres en pánico, todos estamos en el mismo bote… Facebook tiene todos nuestros datos, tanto de esa plataforma, como de WhatsApp e Instagram. Solo queda como reflexión lo siguiente: Los derechos de privacidad virtual, también son derechos humanos. 

Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica.

¿Quién lo diría? Las grandes redes que fueron creadas para conectarnos, comunicarnos, acortar distancias, se convirtieron en una herramienta que juega un papel clave en, nada más ni nada menos que, la política. Aunque no ha sucedido en todos los países, existe una larga lista de países africanos, latinoamericanos, y el mismo Estados Unidos, los cuales han sido terreno de experimento, poniendo en peligro que el mundo experimente la democracia en su totalidad.

El caso de Cambridge Analytica, la empresa dirigida por Alexander Nix, un genio de la tecnología quien fue comparado con un villano al estilo James Bond, se volvió famoso por haber manipulado a los votantes “indecisos” de Estados Unidos para que votaran a favor de Trump. Registrar su actividad, para analizarla, y luego proporcionarle información de acuerdo a su perfil, preferencias, o estado de ánimo, es una de las funciones que tuvo dicha empresa. Y por supuesto, el Brexit. 

Todos vimos a Mark Zuckerberg sentado en un juicio siendo interrogado, negando lo evidente… Facebook había cedido la información de millones de sus usuarios a Cambridge Analytica, quien trabajaba para la campaña presidencial de Donald Trump y “Leave.eu”, la cual buscaba que el Brexit sucediera. Zuckerberg, dijo haber desconocido que se hacía uso de datos personales, que Facebook simplemente jugaba a ser una plataforma de anuncios, pero claro, cuando eres multimillonario puedes gastar millones en publicidad, aumentando las posibilidades de llegar a más y más gente.

Mark Zuckerberg en el juicio de Cambridge Analytica.

¿Te suena el nombre de Brittany Kaiser? Es uno de los cerebros que formó parte de esta macabra jugada, la cual fue silenciosa, hasta que ella misma decidió denunciar de manera transparente a la empresa por hacer uso incorrecto de los datos de millones de personas, como si se tratara de un arma que sentencia a la gente a vivir bajo la manipulación psicográfica. Algunos han dicho que es oportunista, que solo quería protegerse y, salir sana y salva; otros la califican como una persona valiente con límites morales, que decidió que había tenido suficiente.

Brittany Kaiser

Otros nombres relevantes son el de Christopher Wylie, quien también declaró en contra de Facebook, y Cambridge Analytica, empresa que él mismo ayudó a crear. Existe un artículo de “The Guardian”, en el que él mismo relató los hechos y da nombres de las personas involucradas. El profesor David Carroll, quien pidió a Facebook que se le regresaran sus datos personales, y cree en la lucha por los derechos de la privacidad. La periodista a cargo de una de las investigaciones que expondría las violaciones de privacidad, Carole Cadwalladr. Y finalmente, los 87 millones de usuarios que no dieron consentimiento para ser ratas de laboratorio en un juego llamado elecciones. 

¿Sabías que los datos personales llegaron a valer más incluso que el mismo petróleo? Más vale que veas el documental para poder entender la complejidad del problema al que nos enfrentamos cuando queremos tener privacidad, porque… No, no existe.

Written by Jorge Lejtik

Mi pasión en la vida es contar historias y por eso me volví productor.
Y la verdad es que tengo la fortuna de contar con el apoyo de un grupo de locos que me apoyan incondicionalmente en mis proyectos y a crecer constantemente.
Soy amante del cine, el teatro y tengo un serio problema con las series si estas logran atraparme.
Escribo para reflejar mi pasión por aquello que amo, compartirlo y conectar con las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

La línea entre el rezar y hacer I AMAZONAS

Con sabor a Sonora