in ,

Ultra México 2018: Una Experiencia Completa.

En el Ultra México de este año pudimos vivir un poco de todo. El sábado 13 de octubre el evento se retrasó varias horas debido a la furia de Tláloc, o sea por las lluvias, ya que no se podía montar debidamente el escenario. Desafortunadamente algunos asistentes al Ultra no se enteraron y tuvieron que esperar varias horas para poder ingresar al evento.

Alrededor de las 19hrs, se abrió la primer entrada dejando pasar a muchas personas sin embargo ya adentro había una segunda entrada en la que se detuvo a las personas unos minutos más antes de poder entrar. Ya adentro se complicaba un poco caminar por algunas zonas ya que la lluvia había dejado un bonito lodazal en las zonas donde había pasto. Pero nada de esto detuvo la música de cada uno de los escenarios más pequeños que comenzaron a tocar desde temprano dando un buen ambiente y un espectáculo de luces.

Ya dentro del festival, podías encontrarte a todo tipo de personas disfrazadas o vestidas de manera psicodélica: en mamelucos de Pokemon, de diferentes animales como pandas, leopardos, unicornios, entre otros, también podías ver personas con sus botargas de dinosaurio. En fin había un poco de todo lo cual hacía el ambiente muy diverso y entretenido. Los extranjeros no faltaron en el evento ya que podías ver muchas banderas de diferentes países como Argentina, Brasil, Perú, Alemania, Venezuela, Colombia, etc. Toda una fiesta para todos.

Ultra México 2018

Cuando por fin estuvo listo el escenario principal aproximadamente a las 22:00 el primero en entrar fue Afrojack que prendió a todos los asistentes con muy buena música y un espectáculo de luces que hizo que la espera valiera cada segundo.

El domingo, la historia fue un poco diferente. Ya que ese día si se pudo empezar a la hora planeada, las entradas estaban mucho más controladas que el primer día y desde un inicio había DJ´S tocando en todos los escenarios del lugar.

Aunque el clima afecto el inicio del festival, una vez comenzado no molesto la lluvia en ningún momento y dejó que todos disfrutáramos de la música, el ambiente y las bebidas sin estar preocupados por mojarnos. En cuanto a lo foodie, podría decir que había un poco para todos los gustos. Tacos, hamburguesas, hot dogs, piernas de pavo, burritos, kebabs y demás que a pesar de que el precio no era el más accesible valía la pena gastar algo extra en estos deliciosos bocadillos.

En resumen, podemos decir que la experiencia valió la pena en todo momento y definitivamente esperamos con ansias el festival del próximo año y esperamos que esta vez se unan muchos más artistas a esta gran fiesta, que estoy seguro que todos disfrutaron y será un muy buen recuerdo.