in , ,

¡CUUUUMBIA! Cañaveral en el Auditorio Nacional

Celebran 23 años de baile y sabrosua

Nuevamente el Coloso de Reforma se pondrá sus “mejores trapos” y bailar al ritmo de cumbia con uno de los grupos más representativos de la cumbia en México: Cañaveral. Quienes estarán celebrando 23 años de trayectoria musical en una noche que será: “Una gran fiesta total.”

Después de que en el 2017 Cañaveral hiciera bailar a miles de espectadores en el Auditorio Nacional, un año después regresan por más al mismo recinto pero está vez con grandes invitados y acompañados por Big Band. Bajo el nombre de: Juntos por la Cumbia, esperan sea un concierto mágico, lleno de recuerdos musicales para todos sus fans y algunos temas inéditos.

Durante la conferencia que mantuvieron con los medios, Emir Pabón nos platicó que para está presentación se han incluido la mayoría de sus temas musicales que engloban toda la historia de Cañaveral. “Será una gran celebración, un concierto de aniversario. Prometemos que será un show dinámico con el público y nuestros invitados, y podrán escuchar desde el primer disco hasta lo último que hemos hecho.”

Al preguntarle sobre un posible festejo de 25 años y se ha existido el acercamiento por parte de los organizadores del Vive Latino para que Cañaveral esté dentro del festival, Emir nos comento que para él es un evento muy grande y le daría muchísimo gusto tocar en el Vive. Y sobre los 25 años, Humberto Pabón dijo que aún no hay nada planeado pero sabe que habrá nuevo material y algo muy especial.

 

Por otra parte, la disquera Universal Music les hizo entrega del Disco de Oro por sus 30 mil unidades vendidas de sus producciones “Fiesta Total” y “Fiesta Total Big Band.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este 10 de agosto no se pueden perder al Grupo Cañaveral en el Auditorio Nacional. Boletos ya a la venta en Ticketmaster.

Written by Oscar "Pacha" Rosas

Todo comenzó con Café Tacvba tocando en el Zócalo en el 2005.
Periodista, locutor, músico bohemio y amante de los festivales, el cine y la comida.

Antes muerto que dejar de soñar.