in

Clubz en El Plaza Condesa: el show más esperado y aterrizado de la banda

El dúo regiomontano tiró la casa por la ventana con todo e invitados

«¡CDMX! Por fin el show que tanto nos pidieron, los vemos el 05 de marzo en El Plaza. Será nuestro show más importante y queremos verlos a todos bailando, brincando y cantando.» Así fue como Clubz, a principio de año, nos anunció la fecha de su concierto en El Plaza Condesa, y claro que los chilangos retumbamos de emoción. Seis días después del anuncio, la venta de boletos ya había superado el 70%. Y después cuenta regresiva. La emoción se notaba.

https://www.instagram.com/p/B7UB85zg3gB/?utm_source=ig_web_copy_link

En la entrevista que tuvimos con Orlando en Cover, previa al concierto, además de platicar de cosas nunca antes dichas, nos dijo que esperaban la mejor de las vibras para el 5 de marzo. Que iban a haber sorpresas e iban a estar de estreno con un nuevo sencillo, el cual al día siguiente (6 de marzo) íbamos a poder escuchar en todas las plataformas digitales. Y sí, nos referimos a «Pronto!».

Llegó el día. El concierto iba a contar con invitados antes anunciados al igual que telonero Películas Geniales. A las 6:00 pm hubo meet & greet con Clubz; a las 7:00 pm se abrían las puertas de El Plaza; a las 8:00 pm Películas Geniales estrenó el escenario esa noche. El recinto ya empezaba a llenarse. Luego luego se dio a conocer que el show fue sold out. Quince minutos antes de las 21 horas, Daniel Sosa entretuvo al público con su comedia y fue quien presentó a al dúo regiomontano de post pop.

A oscuras, empieza la melodía que le dio pie a «El Rollo». Instantáneamente el sax se hizo presente. Todos coreaban al unísono. La vibra y emoción positiva se hicieron presentes. Desde este momento, Coco y Orlando nos dejaron claro que el concierto no se iba a tratar nada más de ellos dos, sino de todo el equipo que conforma Clubz: sus coristas, el saxofonista que fue el foco principal durante los 90 minutos de función, los guitarros, la bajista, la tecladista. «Réplica» fue la segunda en escucharse, seguida por «Cáile«, en donde la corista tuvo su momento para encantar a todos con su melódica voz.

Las cuerdas y sintetizadores resonaban, se sentían, se reconocían. Veíamos cómo Coco le daba con todo el feeling a la guitarra. Empezó «Épocas». Si bien, antes del show, durante fechas previas, la banda se encargó de preguntar a sus fans a través de redes sociales cuál es su canción favorita. Por supuesto que me encargué de contestarles en cada ocasión: «¡Épocas!». La emoción de escucharla en vivo es sumamente grata. Y creo que el mismo sentimiento de satisfacción fue para el resto de las almas ahí presentes.

La noche fue mejorando. Era momento de presentar al primer invitado en el escenario. Javier Blake, integrante de División Minúscula, gran amigo de Coco, quien le dio una cálida bienvenida. Cantaron «Nudos», rola que forma parte del primer EP Texturas. 

Tú para siempre/
Y tú te vas/
Te vas.

Recordando la entrevista con Orlando, nos contó que el primer material de Clubz, carecía de letras ya que no querían explorar tanto ese tema, sino más bien en lo musical. Y fue hasta «Épocas», la primera canción que fue más que lo instrumental, ya tenía más de tres oraciones.

El segundo invitado fue Ed Maverick, a quien entre aplausos lo recibieron. Salió con su guitarra y empezó «Celebrando», seguido de «Golpes Bajos» en versión acústica, ambas del mismo EP. Y es que la verdad, no salió nada mal. Siguieron con «Visiones». Si lo vemos desde la perspectiva -discográfica-, podemos establecer este momento de Texturas como el «puente musical» del 100% del concierto.

Pausaron la música, y Coco nos pidió prender las linternas de nuestros celulares para recibir con gritos un tanto eufóricos, aplausos y calor a Vanessa Zamora, y en cuestión de segundos, comenzar a corear «Nagano». Posiblemente sea la canción más romántica de la banda. A mi parecer, creo que fue de los mejores momentos del show, Tanta emoción emanábamos todos que Orlando también lo sintió y se fue a aventar al público, momento en el que terminando la canción, perdió su in ear.

«Áfrika» superó todo. La alegría de saber que uno de tus grupos favoritos realmente está -tirando la casa por la ventana-, dando todo de sí, es de los mejores sentimientos y satisfacciones en el mundo. Además de sentirte parte de ese día tan espectacular. Escuchar otra vez «Áfrika» en vivo, hizo que me volviera a enamorar de Clubz.

Víctima de la presión y emoción, a Orlando el día de la entrevista se le escapó la noticia del nuevo sencillo y que sonaría durante el show. La nueva rola, «Pronto!» nació para el público en El Plaza, y por primera vez los fans pudimos escucharla. Concluyó la canción y la banda desapareció del escenario. Pasaron unos 5 minutos y regresaron a tomar las riendas de una noche que ya nadaba en magia.

A lo que podríamos clasificar como el encore del concierto, empezó «Templos». Por instinto, nos pusimos a bailar todos «Palmeras», movimos el cuerpo. Ésta fue mi segunda canción favorita de la noche.

El Plaza seguía llenándose de pura buena vibra, con destellos impartidos por las luces que en conjunto con las rolas, formaban parte de una producción y ambiente que ni Coco y Orlando pudieron imaginarse.

Cerraron con Girl Ultra en el escenario. El dúo se encargó de llenarnos de emociones durante hora y media. Interpretaron «Supervisión» con la pura voz de ella. Concluyó el concierto, salieron los papelitos. Fue una noche espectacular. Al final, todos se abrazaron porque sabían que el objetivo había sido logrado.