in

despejado juego con simbolismos en «Las vestiduras»

La alegoría de la autoafirmación, la resiliencia y los ciclos vitales son el tema del nuevo sencillo

Chile sigue dando de qué hablar en cuestión de su gama de artistas musicales. Esta vez queremos que conozcan, si no lo han hecho ya, a despejado. Así es, con minúscula y todo. Su nombre de pila es Juan Pablo Moreno, quien es músico y productor de la comuna de Concepción en Chile.

Comenzó a trazar su trayectoria en 2016 publicando un EP homónimo de cinco canciones: «Los Caminos», «La Flor Se Desarma», «Subiendo por el Río», «Bk630» y «Tamarugo (o la Enredadera)». En este primer trabajo capturamos la esencia rockera con espolvoreadas de folk y pop. Después le siguió Un nudo, una rama, con una esencia más de cantautor y un rock ambientalista creado a partir de teclados y guitarras eléctricas. Éste último es su primer larga duración, con 10 canciones en la lista en las que Juan Pablo habla acerca del paraíso perdido. 

De repente pensó que sería buena idea empezar a jugar con una diversidad tímbrica en sus canciones. Ahora presenta un single que viene acompañado por un lado B, disponible ya en las plataformas de streaming más populares.

Se trata de “Las vestiduras”, una muestra de una veta desconocida del cantautor, en la que esta vez tiene un acercamiento al indie pop de ritmos bailables, aunque siempre manteniendo el espíritu que ha caracterizado a su música a lo largo de su carrera.

La mariposa, como símbolo de una naturaleza cambiante, es la protagonista en “Las vestiduras”, una alegoría sobre la autoafirmación, la resiliencia y los ciclos vitales. Habla de los ciclos vitales, de los momentos en la vida en que uno debe concentrarse en crecer, o recluirse, para luego salir con más fuerzas.

Las vestiduras mismas representan la exterioridad de la persona, muestran que ésta va cambiando, y que uno debe saber despojarse de lo viejo pero también defender lo que uno carga y lo que uno es.

La cara B de este sencillo es “Insoportablemente frágil”, en la cual despejado nos invita a “reflexionar sobre nuestra existencia y sobre cómo las experiencias estéticas afectan nuestra comprensión de lo interno y lo externo. Por ejemplo, hay ciertos libros, películas, obras de teatro o discos que cambian la forma en que miramos el mundo, y en mi caso eso siempre se manifiesta primero con una sensación de desconcierto, de vacío, de finitud, de extrañeza ante el mundo que solía ser el ordinario”.

No te olvides de escuchar más del proyecto despejado y seguirlo en redes sociales.