in

Taylor Swift: folklore

folklore es un álbum que remarca una de las carreras artísticas más fuertes del momento

folklore es el octavo álbum de Taylor Swift el cual lanzó sorpresivamente y grabó durante esta época de confinamiento. Un día antes del estreno mundial, la cantante tuiteó la información necesaria para emocionarnos, mencionando nombres que jamás nos imaginamos que fueran a ser parte de un mismo proyecto: Jack Antonoff, Aaron Dessner y Bon Iver.

Antes de adentrarlos en esta nueva narrativa que es folklore, les puedo adelantar que musicalmente se divide en dos: Aaron Dessner y Jack Antonoff. Ambos colaboran desde cero en mitad y mitad de las canciones. El sello de The National ahí está, el sello de Jack Antonoff colaborando con Taylor Swift, se mantiene.

La primera vez que le puse play y empezó “the 1”, se me formó un nudo en la garganta que aún no puedo soltar. “exile” la repetí más de cuatro veces, “cardigan” me pone la piel chinita cada que se reproduce. Taylor Swift ha evolucionado del country al country pop al pop al indie pop rayando en el indie rock. Hoy escuchamos y vemos a una artista entera con un sonido más maduro que nunca. ¿Por qué nos encanta utilizar el término “sonido maduro”? Taylor Swift es el ejemplo perfecto. Si tienen la oportunidad de escuchar su discografía completa, o mínimo sus últimos cinco álbumes, lo entenderán a la perfección.

Donde empezamos a ver un cambio en su trayectoria artística fue con RED, en 2012. Notábamos que Taylor estaba cansada de ser considerada una niña inocente sin saber nada de la industria musical cuando no faltaba mucho para que nos convenciera de que ELLA ES la industria musical. Estaba adentrándose al mundo pop, ése que es el más consumido, donde abundan los one hit wonders, donde abundan las amistades (verdaderas y falsas), donde abundan los 10 más pedidos, el top 20 de los programas de radio, las principales listas de las plataformas de streaming. Pero Taylor Swift siempre fue y ha sido diferente, ella no nos da únicamente one hit wonders, Swift nos regala historias cantadas, que consumimos de principio a fin porque con una canción no es suficiente, no satisface a lo que nos ha acostumbrado la niña que cantaba country con su guitarra y ahora canta y co escribe con el productor más chingón a mi parecer: Jack Antonoff.

Who the fuck is Jack Antonoff?

Jack Antonoff — JESSE FROHMAN

Nada más de pensar en su nombre, la piel se me pone chinita y pienso en todas las artistas con las que ha trabajado y da la casualidad que son mis favoritas. Ojo: no gracias a él es que son exitosas y son las estrellas del momento, pero el hecho de que junten sus mentes con una mente igual de diversa y genial, el resultado es ini-ma-gi-na-ble. ¿Y a quiénes me refiero? Nada más y nada menos que a Lana del Rey, donde el cantante, escritor y productor estuvo a cargo de la producción completa de Norman Fucking Rockwell; FKA Twigs juntos trabjaron haciendo “Holy Terrain”; junto con Lorde creó el mejor disco de 2017: Melodrama; también ha juntado su talento con Sia y el entonces grupo Fifth Harmony. Con Taylor ha trabajado desde 1989 hasta la fecha. Pero en realidad, con el disco y trabajo que realmente cautivó mi melomanía, fue con Melodrama (2017). Lorde nos regaló esta obra de arte, co escrito y producido por Antonoff, para acompañarnos en nuestros peores y mejores momentos del camino dramático que es la adolescencia y todos los rollercoasters a los que nos enfrentamos durante esta etapa de nuestras vidas. Y no solo la adolescencia, creo que son letras que pueden hablar de situaciones incluso que pasamos en nuestros veintes (y pa’rriba). En pocas palabras, la joven artista neozelandesa nos dijo: no están solos, les voy a contar mi parte para que el mundo conozco nuestra realidad y que no está mal. Muchas gracias, Lorde, nos regalaste una escapatoria y pusiste palabras en nuestras bocas que no sabíamos que alguna vez quisimos decir.

Y lo mismo (me) pasó con folklore. Taylor Swift habló por muchos de nosotros, desde las primeras palabras que escuchamos: I’m doing good, I’m on new shit/ Been saying “yes” instead of “no”/ I thought I saw you at the bus stop, I didn’t though. Canción nostálgica sobre mitos y pérdidas amorosas. Nos imaginamos (o recordamos) una vida alterna en donde nuestros deseos del pasado se convierten en realidad, y resultan en una vida que siempre soñamos (en ese entonces). En cuanto a su composición, la firma Dessner es notoria. Piano, guitarra, bajo, sintes corrieron por parte de el señor Aaron Dessner y la orquestación por parte de su hermano, Bryce, lead singer de The National.

The National's Aaron Dessner Talks 'Crazy Immediate Chemistry ...

When you are young, they assume you know nothing. “cardigan” fue de las que más me pegó, sino es la que más. Creo que a todas las almas jóvenes que se encuentran leyendo esto, incluyéndome, nos han dicho que somos muy chicos o jóvenes para saber x cosa. “Estoy enamorad@”, “tú que vas a saber del amor, estás muy chic@”. O hace poco, una persona cercana a mí, la cual ya tiene más de 20 años, les dijo a sus familiares que quería empezar algo por su propia cuenta, y la respuesta que recibió fue “pero cómo le vas a hacer si apenas tienes 25”. Like, WTF. ¿Cuál es la edad “adecuada” para saber hacer algo?

El coro es hermoso en sí: But I knew you/ Dancin’ in your Levi’s/ Drunk under a streetlight, I/ I knew you/ Hand under my sweatshirt/ Baby, kiss it better. Pero después cae y toca fondo con los siguientes dos versos: And when I felt like I was an old cardigan/ Under someone’s bed/ You put me on and said I was your favorite/ A friend to all is a friend to none/ Chase two girls, lose the one/ When you are young, they assume you know nothing.

Esta canción es parte de la trilogía que encontraremos en folklore, la cual trata sobre un triángulo amoroso. “Cardigan” es desde el punto de vista de Betty (ya sé, ya sé, una historia más en la que Taylor nos ha hecho vibrar). Habla del romance que se perdió y el porqué el “amor joven” solo está compuesto de memorias del pasado que dejan una marca indeleble en uno, porque te hizo sentir especial, único, lo que jamás pensaste o piensas volver a sentir y vivir, pero aparte de todo, también el dolor que te causó.

Y una vez más, la firma Dessner está presente en la composición. No crean que no voy a tocar el tema del video musical, ése va después, no comamos ansias.

Taylor Swift 'folklore': The National's Aaron Dessner Details His ...

The last great american dynasty”. Melódicamente, es la alegre del disco y probablemente la que menos oculto tiene el mensaje. Según cuentan los que saben, en 2015 Taylor compró una mansión, conocida como “Holiday House”, en Rhode Island, la cual antes le perteneció a Rebekah Harkness. En esta canción, una Swift atrevida se compara con Harkness, porque ambas en algún momento de sus vidas fueron protagonistas de los reflectores, estuvieron en bocas de muchas personas, las cámaras detrás de ellas. ¿Se acuerdan de “The Lucky One”? Bueno, “the last great American dynasty” es reminiscente de aquella canción del álbum RED. Aquí regresa a sus raíces poperas con tintes folk, en una octava menor pero que al final de la canción transiciona a una octava mayor. La tercera rola del álbum es el ejemplo de lo que Swift trató y logró hacer en folklore en cuanto a sonido.

Bon Iver working on new music, Justin Vernon confirms

Cuando Taylor Swift anunció el lanzamiento del álbum y mencionó que uno de los colaboradores para una de sus canciones era Bon Iver, la emoción corrió por las venas hasta casi provocarme una taquicardia incontrolable.

“exile” ft. Bon Iver, así se ve en el tracklist de folklore. Taylor Swift hizo una colaboración con Justin Vernon ADEMÁS de ya tener canciones co escritas con Aaron Dessner. No se conformó con él ni con Jack Antonoff y mucho menos con Jonathan Low, sino que todavía quería mejorar algo que ya estaba más que perfecto. Ese toque se lo da Bon Iver, el bonus del proyecto, el plus que sus fans (y ahora nuevos, gracias a este dude) necesitábamos para convencernos aún más de las posibilidades y capacidades de hacer estallar la industria musical actual, el por qué muchos le dimos like a su tuit, gritamos como pubertos con brackets. Si hay algo que Bon Iver sabe hacer es hacerte sentir lo que no sabías que eras capaz de sentir. De experimentar emociones que van más allá de lo habitual. Ahora, para esta canción, Ms. Swift nos regaló el hecho de que Justin Vernon cantara SIN AUTOTUNE. Realmente hizo que escucharamos la voz de “Skinny Love” tan pura y blanca, tan simple, orgánica. Y para Taylor, en sus palabras, fue un honor ya que para ella Bon Iver es uno de sus héroes musicales.

La canción habla de cuando unos exes se reencuentran o ven después de terminar. Tenemos confusión, tenemos señales no atendidas. Así como “the 1” y después veremos en “this is me trying” y “hoax”, “exile” contiene un motif o patrón de referencia fílmica.

“my tears ricochet”. And if I’m on fire, you’ll be made of ashes, too/ Even on my worst day, did I deserve, babe/ All the hell you gave me? / ‘Cause I loved you, I swear I loved you.

Ésta fue la primera canción que Taylor escribió para el álbum y a la que podemos referirnos como ese funeral de la Taylor Swift traicionada. También es la primera pieza en la que Jack forma parte del octavo álbum de la estrella.

Vamos con la segunda participación de Antonoff, “mirrorball”. Aquí Taylor se compara con una bola de disco, compuesta por varios pedacitos de espejo. Ella es el reflejo de los demás que la voltean a ver, refleja todas las personalidades de quienes la rodean pero también es entretenimiento para las demás personas. Y así como el vidrio, cuando su corazón se rompe, se estrella. Después seguimos con “seven”, producida por Aaron Dessner, dedicada a una amiga de la infancia en la que podemos trasladarnos un año y un álbum atrás “It’s Nice to Have A Friend” de Lover.

El octavo mes está por comenzar y la octava canción del álbum da la casualidad que es “august”. Swift contó que el álbum está inspirado en este mes que muchas veces en algunos lugares llega a ser el que más atascado de sol y vida veraniesca está. Pero es una época que se va tan rápido como se termina, en palabras de Taylor, una botella de vino. Creo que muchos podemos afirmar esto último. La letra nos cuenta la segunda parte de la trilogía de aquél triángulo amoroso involucrado en folklore. Ahora nos adentramos en el mundo de una de las dos mujeres, que no es Betty. Un summer love que duró nada, que creó ilusiones y rompió un solo corazón. El sentimiento de nostalgia está muy cabrón en esta rola, sobre todo con momentos que en algún momento de nuestras vidas, de nuestros romances pasados, que nunca pasaron pero cuánto anhelamos que sucedieran.

Back when I was living for the hope of it all, for the hope of it all.

Ésta es otra de las colaboraciones con Jack, y en palabras del artista, su canción favorita del álbum.

Taylor Swift Had the Perfect Response to a Swiftie Who Missed the ...

Taylor Swift es culpable de sacar del baúl aquellos recuerdos con los que ya hiciste paz y no sientes nada cuando vuelves a contarlos en esta “etapa madura” en la que te encuentras. Digamos que hubo una época en tu vida en la que creísta estar muy enamorad@ de alguien, probablemente así fue, sólo que no fuiste correspondid@ como en algún momento lo pensaste. No sólo se te rompe el corazón, sino la idea de ese amor romántico correspondido por el que luchaste o sembraste una semilla pero nadie llegó para regarla. Te rompen de tal manera que la recuperación y el volver a armarte con todos tus pedazos te lleva tiempo, mucho o poco, pero tiempo. En ese camino de fortalecimiento, de asumir lo que pasó, en búsqueda de la paz e ilusiones que te quitaron, alguien entra por una puerta que te habías asegurado cerrar con todos los seguros existentes, pero esta persona encuentra la manera de ir abriendo uno tras otro, le toma tiempo, mucho, pero no se detiene, esa persona tiene un objetivo: tú. Y mientras, tú no quieres entrarle “al juego” otra vez, el miedo te sobre pasa, de tal forma que creaste barreras mentales y emocionales. Un obstáculo más para la otra. Pero hay algo dentro de ti que te dice que te abras, que te des una oportunidad y también a la otra persona. Lo intentas, fallas; lo vuelves a intentar, vuelves a fallar. Pero las barreras, al mismo tiempo que estos intentos fallidos, se van derrumbando. I just wanted you to know that this is me trying/ (And maybe I don’t quite know what to say).

En esta historia hay una pausa por esa otra persona que intenta entrar a ti. Una larga pausa. Y tú: I’ve been having a hard time adjusting/ I had the shiniest wheels, now they’re rusting/ I didn’t know if you’d care if I came back/ I have a lot of regrets about that/ Pulled the car off the road to the lookout/ Could’ve followed my fears (!!!) all the way down/ And maybe I don’t quite know what to say/ But I’m here in your doorway. ¡Boom! Te atreviste, la historia comienza. Diste un paso que creías nunca volver a dar.

“illicit affairs” es una cheating song. ¿Trilogía de un triángulo amoroso? Yo diria que está compuesta por cuatro canciones. Crear falsas ilusiones y expectativas debería estar penado por la ley (de las relaciones afectivas). La infidelidad es un tema recurrente en las letras de Swift. En 2006, “Should’ve Said No” nos presenta la concepción que tenía sobre este tema en aquella época, más de una década después, en “illicit affairs” nos presenta la nueva perspectiva que se ha creado alrededor del tema, que sólo resultará en un corazón roto.

¿Creen en el listón rojo que los ata a alguien más? ¿A su “significant other”? A mi parecer, “invisible string” nos deja claro que quien es parte de tu destino, no se merece algo rojo sino algo dorado que simule al oro, objeto que la mayoría de las personas valoramos como lo máximo. El dorado (u oro) brilla, y brilla tanto como la otra persona que es “tu otra mitad”. Digamos que esta canción es de las más dulces y bonitas del disco. Swift escribió una oda al amor. El acompañamiento de la guitarra de Aaron Dessner con una voz suave de Taylor Swift crean una canción tan bonita, que parece color de rosa. Nos habla de un hilo que ya conectaba a dos personas desde antes de que ellas lo supieran y se dieran cuenta que ahí estuvo todo ese tiempo.

The National's Aaron Dessner Talks 'Crazy Instant Chemistry ...

“mad woman” es el mensaje más claro que Swift ha dado en sus discografías ante el enojo, decepción y tristeza que le causó que alguien ajeno a ella se adueñara de lo suyo; que alguien más se burlara de su talento; que alguien que no es ella, tomara provecho de la fama que solita se creó gracias a la artista completa que es.

Para mí, “epiphany” es la única canción que no llamó por completo mi atención. No descarto que la letra es muy bonita, pero digamos que si no fuera parte del listado de canciones o que de un día a otro desapareciera, nadie se daría cuenta. De ser un álbum que durante dpce canciones tiene un 10 de calificación, con ésta baja a un 9. En el prólogo del álbum, la cantante nos cuenta que esta canción habla sobre la experiencia que tuvo su abuelo durante su época militar.

Con “betty” no hay ni por dónde empezar ni las palabras que describan lo adecuado a las emociones que causan esta rola. Primero, está producida por las tres mentes maestras de este álbum: Taylor Swift, Jack Antonoff y Aaron Dessner. Creo que todo lo que podamos decir de esta canción se puede resumir en esos tres nombres. Pero estoy aquí para expresar mis palabras, para que ustedes las sientan y puedan expresar o experimentar algo similar o lo que cause en ustedes. Digamos que “betty” es el desenlace de “august”, describiendo un amor de verano el cual, desde el inicio, se sabía que no terminaría bien. La letra, y se nota a primera vista, es desde una perspectiva feminista (¡qué bueno!), hablando sobre los errores que James jamás ha podido o pudo asumir, mientras Betty (la importante aquí) se da cuenta del valor que tiene como persona y se empodera. Parte del atractivo y una de las características que tiene Folklore es la duda que nos crea a los ajenos a los escritores, a Taylor. Está en nosotros saber qué nos quiso decir, está en nosotros investigar más allá de una primera escuchada y leída, cuál es el verdadero mensaje y, más importante, la verdadera historia. La suposición habita en esta historia; quién es Betty, quién es James. ¿Acaso Taytay nos está contando intimidades que jamás creímos que una cantante “común y corriente” de country y luego pop y que alguna vez imaginamos como niñita inocente, nos habla de su fluidez? O, ¿podrá ser un statement de que la bisexualidad es más común de lo que creemos y no tenemos que verla como algo… malo?

The devil’s in the details, but you got a friend in me/ Would it be enough if I could never five you peace?

Imagínense a alguien diciéndoles esas palabras; que ahí van a estar, que les van a dar todo menos paz porque su vida es una estampida sin pausas. Taylor nos ha presentado una visión mucho más madura del romance, los notamos desde cada letra en Lover. Encontró al amor en un wey que no pertenece a los reflectores, a las cámaras, a las televisoras, a la boca de la gente. Una persona que de alguna forma, es totalmente ajena al mundo en el que Taylor está inmersa: la fama, el espectáculo, ser la industria musical. Pero al mismo tiempo ella es una artista completa, con el ojo de todos puesto en ella, con una vida “normal”.

Como dijo Chris Willman para la revista Variety: “The champion romance song here is “peace”, the title of which is slightly deceptive, as Swift promises her beau, or life partner, that that quality of tranquility is the only thing she can’t promise him. If you like your love ballads realistic, it’s a bit of candor that renders all the compensatory vows of fidelity and courage all the more credible and deeply lovely”.

Para mí, es una canción con una letra que le tira a poesía pura. Lo más profundo, lo más sensato lo podemos leer en estas estrofas.

La última canción en la lista del álbum es perfecta para el cierre de lo que Taylor nos ha brindado como el disco más honesto y profundo. Donde nos habla de la experiencia, la realidad, su mente y corazón. Nos abrió las puertas que faltaban para conocer a una artista que más que ser eso, es que es una persona, tiene una vida como todos los demás. Es una canción llena de melancolía, el lado oscuro de una vida normal. Narra el lado tóxico de lo que se vive (o la misma TS vivió) en una relación. Musical y melódicamente se parece a “cardigan”, pero en el proceso creativo, tiene la misma intención que “the 1”; ambas fueron las últimas que Taylor y Dessner escribieron después de haber completado casi todo el álbum, quedando como el inicio y fin del álbum.

Taylor Swift nos ha hecho llorar con folklore. Si hay algo que disfruto de la música, es que los artistas/cantantes en sus discos sigan contando las mismas historias de diferentes maneras. Que una canción de un disco nuevo, esté conectada con otra canción de uno anterior. Porque quiere decir que ese artista/cantante de verdad nos está hablando desde el corazón, desde sus pensamientos más profundos y al mismo tiempo nos vuelve parte de la historia o mínimo de su vida. Confía en nosotros (público oyente) para saber esa etapa de su vida, o conocer esa historia que la marcó.

Una estrella de pop que terminó su contrato con el pop, aunque este álbum no se trate de experimentar un nuevo género en una artista flexible. Puede que no sea la nueva superestrella del indie rock, pero sabe hacerlo, sabe manejarlo y nos sigue sorprendiendo. De tal forma que se ha aventado, una vez más, a dirigir y escribir un video musical en el que ella es la protagonista, como director de fotografía, Rodrigo Prieto.