in

Venado Meraki nos sorpende con «Bajamar» I Entrevista

El grupo tapatío nos cuenta un poco más de su intimidad

Platicamos con Diego, violinista de Venado Meraki para que nos contara más acerca de la banda y de su más reciente sencillo «Bajamar». 

En lo personal, la primera vez que los escuché inmediatamente me recordaron a Mumford and Sons y no por las letras, porque creo que las letras no las sientes al instante que las escuchas por vez primera, sino por el sonido. Las cuerdas y el banjo que también resaltan en la melodía de los tapatíos que ya tuvieron la gran oportunidad de que Siddartha les produjera su primer material completo.

Como mexicanos, tendemos a rechazar la música hecha y producida en nuestro propio país por distintas razones; porque no suena en inglés, porque «suena a más de lo mismo» cuando sabemos que no, y otras más. Pero la verdad es que deberíamos quitarnos esa idea de la cabeza y ampliar (ahora sí que) la gama de melodías, voces y sonidos que cantantes y grupos nacionales tienen para ofrecernos.

Venado Meraki es un grupo que claramente no suena a más de lo mismo. Abordan temas que son tabú a nivel cultural y educativo en nuestra sociedad, principalmente el de la muerte, que es un constante pesar en los mexicanos, pero lo que aún no nos queda claro o no queremos aceptar, es que la única certeza con la que contamos es con la muerte. Por lo que estos chavos a través de su música nos enseñan a hacer paz con la muerte y aceptar que va a suceder, y que después de ella, todo puede seguir brillando.

Pasen a leer la entrevista que tuve con Diego y después a escucharlos inmediatamente.

Cuéntame un poco del nuevo sencillo, “Bajamar”.

«Bajamar» es el punto más bajo de la marea. Comparando a la marea con la energía, con los momentos más bajos que sentimos (frustración, tristeza). El enfoque de la canción es optimista, porque todo mejora eventualmente. “Siempre sale el sol, pero no quiero calor”.

https://www.youtube.com/watch?v=MrayoO8ydRY&feature=youtu.be

¿Cómo cambiaron los planes de VM a raíz de la pandemia?

La producción inicial ha tenido que cambiar mucho. Uno no elige las circunstancias, pero sí la cara que les ponen. En temas de video hemos tenido que hacer malabares impresionantes, hacernos la prueba, guardar distanciamiento. Extrañamos los shows, los ensayos. Y nosotros, entre amigos, nos extrañamos mucho.

Este año estamos haciendo la primera parte de nuestro primer álbum completo. No sabemos cuándo vaya a poder salir por cuestiones que ya sabemos cuáles son. Las composiciones ya están hechas, el plan también a excepción de las fechas.

¿De dónde viene el nombre Venado Meraki?

Venado surge de la muerte de otro proyecto, porque teníamos ganas de hacer algo más. La muerte como motor de vida. El venado representa la vida y la muerte, significado meraki.

Empezamos a finales de 2017, en el estudio con Siddartha quien produjo nuestro primer material Aquí Estoy.

¿Cómo ha sido el camino para encontrar su sonido?

Por ejemplo, para «Bosque», Alex tuvo que aprender a tocar el banjo; Diego tuvo que aprender a tocar, para «Bajamar», el chelo. En términos generales, la música te va pidiendo cosas. Siempre es un reto el saber que puedes tocar otro instrumento diferente al que estás acostumbrado, que puedes crear cosas nuevas o que tienes que aprender tal para hacer el objetivo final. En lo personal, todos los días es un reto y yo me seguiré esforzando.

¿Por qué la muerte es el tema principal para VM?

Si todos estuviéramos conscientes de que nos vamos a morir, no nos pesaría tanto. Y es algo que nos une a todos, así como los sentimientos que van por la vida, como la tristeza.

El papel que juegan los instrumentos en cada una de sus canciones, son como si fueran estas acciones que suceden cuando las emociones salen a flor de piel o alguien las sintiera. Es como si todo en la música de Venado Meraki se complementara y jugara un papel, no sólo en cuanto a composición, sino emocionalmente.

¿Cuáles son sus referencias musicales? Yo pensé en Mumford and Sons y no es malo, es una de mis bandas favoritas, y saber que en mi país existe un grupo que me refiere a lo mismo cuando escucho a Mumford, me parece extraordinario. No sólo la tranquilidad que las melodías emanan, sino también las letras.

¡Nombre! Es un halago escuchar eso, el que se nos compare con una banda como Mumford and Sons que también escuchamos. Crecimos con muchos elementos del folk. Pero también con elementos de folclore en nuestra propia música, adaptándola a la música que hacemos.

Te podría contar que en «Bosque», la idea era salir todos de campamento, de aventura. Un feeling más relajado, a comparación de “Bajamar”. El resto de las canciones serán algo similar, pero ya no visitando las mismas emociones. La guitarra alrededor de la fogata nos remueven muchas emociones.

Ellos son Venado Meraki y tenemos que seguirles la pista.